Una nueva vida

lactancia

El 12 de julio nació Thiago. Son 5 meses ya…
Pero si nos ponemos estrictos, todo comenzó en octubre del 2011. Una nueva vida comenzó a gestarse, un poco sin darnos cuenta, un poco queriendo…
Y de ahí en más, la vida nueva fue también la mía.
La maternidad me transformó de todas las maneras sospechadas, y algunas de las otras.
Sabía del amor incondicional que ya sentía desde que supe que estaba en mi panza. De los mimos interminables. Me imaginaba la ternura, la dulzura de su mirada.
Pero no me imaginaba la fuerza que nació de mi. Un ciclón energético que era sólo mío, tan obviamente mío y sin embargo tan desconocido. Mi dragoncito me parió leona
Estoy cada vez mas convencida de que nosotras mismas nos desconectamos, en aras de un feminismo mal entendido, de nuestra energía vital. Somos por naturaleza creadoras, gestantes, nutricias.
No se preocupen, Mafalda no se transformó en Susanita. Sigo pensando que ser mamá no es la única forma de ser una mujer plena, así como no hay una única manera de ser mamá. Pero sí sé, desde mis tripas, que de nada vale toda la fuerza que gastemos en nuestros proyectos, si no estamos en sintonía con nuestro poder interior. Un poder que nada tiene que ver con el conocido por todos, masculino, dominante; sino mas bien uno sutil, suave, pero no por eso menos potente.
La revolución en mi caso, vino de la mano de un morochito de ojos grandes. En su mirada siento el compromiso y la confianza de darle el mejor mundo posible. En eso estamos…

 

5 Comments

  1. Maravillhoso este blog, Mariel!!!! Me encantó! Estoy de acuerdo totalmente acerca de que a veces nos desconectamos de nuestra poderosa energia femenina, que este blog sirva también como un cable a la tierra ( a la pacha mama). Estas Muy linda!!! Saludos de
    lu-kiara

  2. Gracias Lu!!! Bellísimas las dos! Abrazos

  3. ¡Qué lindo esto que escribiste! Yo creo que la maternidad es transformadora, que hay que aprovechar ese como estar en carne viva para hacer cambios buenos, nos vuelve un poco la animalidad, ojalá todas pudiéramos ponernos en contacto con la mamá leona, disfrutarlo y sacarle provecho para mejorar.

    1. hola avril! muchas gracias por tu comentario. estoy totalmente de acuerdo contigo, justo pensaba escribir en el próximo post sobre cómo una se vuelve un poco bicho en el puerperio, jeje. gracias por pasar!

  4. […] he mencionado otras veces, la cultura patriarcal hace que nos desconectemos de nuestra capacidad de dar vida, de […]

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *