familia y educacion

Sobre familia y educación

familia y educacion

Hoy leí las declaraciones del Presidente de mi país, José Mujica, sobre el bajo puntaje que el Uruguay logró en las pruebas PISA, que miden el nivel educativo. Y me dieron ganas de hacer algunos comentarios.

Lo declarado por Mujica

El artículo fue publicado en la edición en papel de La Diaria del día de hoy, para los que quieran consultarlo.
Entre otras cosas, Mujica expresó que «Y claro que tenemos problemas con la enseñanza. No les podemos pedir a los maestros y a los docentes que resuelvan los problemas relacionados con los fracasos familiares». También dijo que «La madre de hoy ya no tiene el tiempo que tenía la madre de antes. Y no hay otra maestra mejor que la madre, pero la madre tuvo que salir a trabajar, por lo que tiene menos horas para atender a sus gurises». Agregando luego que «el Estado tiene que gastar mucho más plata para instrumentar un sistema de Educación desde el inicio de la vida de un niño«.
Creo que el diagnóstico que hace el Presidente es correcto en términos generales, aunque no suficiente. Pero lo que más me decepciona y me preocupa es la «solución» planteada.

Vamos por partes

Está claro que los docentes se las ven negras en su día a día, enfrentando muchas veces situaciones que tienen que ver más con la problemática familiar o social en la que vive el niño, que con la dinámica educativa en sí misma. Pero también es obvio, que el niño no puede dejar sus problemas en la puerta de la escuela para «ser un buen alumno». Los niños son, como también los adultos, seres únicos, indivisibles, que viven inmersos en un sistema social multifactorial: familia, barrio, escuela, sociedad. No podemos decir que los problemas que se materializan en «no aprender» son culpa de los padres. (A propósito, qué es un «fracaso familiar»?)
Tal vez sería mejor hablar de un sistema educativo caduco, que uniformiza y homogeiniza tanto a niños como a docentes, sin poder considerar las particularidades de cada uno, las potencialidades individuales y colectivas, la cultura familiar y barrial, etc.

Por otro lado, es cierto, las madres que trabajan fuera de su casa no pueden dedicarle a sus hijos ese tiempo. Y eso se ve reflejado en la forma en que esos niños viven. Se ven separados de su figura de apego principal de forma temprana, debiendo quedar a cargo, con suerte, de otros familiares; o niñeras, o cuidadoras en guarderías… Aprenden pronto que su necesidad básica de contacto debe ser resignada para sostener el presupuesto familiar.

Y ante esta observación acertada, la solución propuesta… es gastar más dinero en el mismo sistema educativo (que ya muestra que no es adecuado), y no contento con eso, extenderlo en el tiempo vital del niño!!!

De verdad, señor presidente, le parece que un sistema de educación suple a una madre??? Le parece poco que un niño deba ir obligatoriamente a una escuela desde los 4 años???
Claro, si gastamos más en escuelas, extendemos el horario y el tiempo vital en que los niños estén institucionalizados… lo que seguramente se garantice… es tener a futuro, más personas «domadas» para trabajar mansamente en pos de mantener un sistema que necesita mano de obra barata.

Lo que hace falta no son más escuelas de tiempo completo o instituciones de educación. Lo que hace falta es que de una vez por todas, el Estado apoye y estimule la lactancia y la crianza en el hogar, con una licencia maternal en serio, con medio horario real, con estrategias de conciliación laboral adecuadas a cada familia y a cada puesto de trabajo. Con un sistema de acompañamiento familiar personalizado y local. Con políticas que muestren verdaderamente, el valor que la maternidad y la crianza tienen en crear los hombres y mujeres del futuro.

 

5 Comments

  1. Estoy de acuerdo contigo en el ultimo parrafo. Asi como el aborto lo votaron ( o no) hombres, la licencia maternal tambien. Hay cosas que ningun hombre, por mas comprometido con la crianza que esté, y menos, como el señor presidente, que ni siquiera tiene hijos, van a entender. Y agrego, menos, si han sido criados y tienen niñeras para los niños que nacen en sus familias. Eso, para mi,es fracaso familiar.

  2. Excelente Mariel!! La nueva ley de medio horario y licencia paternal es un paso, pero falta mucho!!

  3. lo de negritas podría ir en mayusculas, ASÍ SUENA A GRITO!!
    a qué más nos va a obligar esta izquierda?
    cada vez más a ir por el costado…

    1. hola Anónimo, esta izquierda no es izquierda…
      y lo de la obligación… está en cada uno de nosotros ver a qué le hacemos caso y a qué no…

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.