Ser papás canguro

Hoy les voy a hablar de dos de los principios del Attachment Parenting, que a mi entender están muy relacionados: el contacto y establecimiento de vínculo con el bebé desde el nacimiento, y el porteo.
Pensemos por un momento en la vida del bebé mientras está aún gestándose. Lo que conoce es lo siguiente: vivir rodeado de líquido tibio, oyendo los sonidos del cuerpo de su madre y algunos del ambiente exterior; ver algunas luces atenuadas a través de los tejidos; flotar en un principio y luego ir quedando cada vez más apretado, pero siempre absolutamente sostenido y contenido. Todas sus necesidades son satisfechas al instante y es mecido constantemente.
De repente, nace y cambia a un medio aéreo. Los sonidos y las luces son muy fuertes, debe respirar y comer por sí mismo y soportar el roce de la ropa para no morir de frío.
La única forma de sentir contención, seguridad y confort es en los brazos de su madre. O de su padre, o un cuidador amoroso que esté disponible para ayudarlo en esta transición.
Es sabido ya desde hace un tiempo, que el ser humano nace extremadamente inmaduro en comparación con otras especies; al tener un cerebro tan desarrollado, debe nacer antes y completar su maduración fuera del útero, en lo que se llama el período de exerogestación. Que dura otros nueve meses, aproximadamente. Cuando el bebé logra gatear y así alejarse y acercarse a su madre por su propia voluntad, es cuando ha culminado esa maduración.
Los canguros tienen un sistema similar; cuando la cría nace no está madura aún, y debe reptar hasta la bolsa de su madre (en donde están las mamas) para pasar un tiempo más.
La crianza en brazos es, entonces, la forma más respetuosa de acompañar esta etapa de desarrollo; no es un capricho, no nos pide upa porque «nos toma el pelo». El lugar natural de todo recién nacido y bebé, es en los brazos de su madre, bien cerquita de su pecho. No desea estar suelto en la inmensidad de un coche o una cuna.
Thiago ha sido cargado el mayor tiempo que hemos podido desde que nació. E incluso ahora, que ya empieza a hacer experimentos con sus capacidades de desplazamiento y su concentración dura más rato, pide upa luego de jugar solito un rato. Saber que siempre puede volver a la seguridad del abrazo es lo que le da confianza para animarse cada vez un poco más.

El porteo o Babywearing se vuelve fundamental, para poder cargar a nuestros bebés haciendo otras tareas, o simplemente para poder disfrutar de llevarlos cerquita por más tiempo, sin que se nos acalambren los brazos y la espalda. A mí me sigue llamando la atención que la gente se sorprenda de vernos cangureando constantemente… No se dan cuenta que es hermoso llevar a tu bebé ahí, cerquita del pecho? No notan la carita de placer y paz que lleva?

Porteo Seguro


Si se deciden a comprar un portabebé, POR FAVOR, busquen uno que sea ergonómico. Fular, mochila, bandolera, mei-tai… hay muchas opciones, lo importante es respetar la curvatura natural de la espalda del bebé, y la flexión de las articulaciones de la cadera.

Además, hay otras precauciones: no cubrir la cabeza del bebé, vigilar que las vías aéreas estén siempre libres, la cabeza del bebé debe quedar «a un besito de distancia»

Hay mucha info en la web y miles de videos para aprender a portear.
Además de lo que ya comenté, el porteo tiene otros beneficios:

  • Estimula la lactancia
  • Favorece la estimulación temprana
  • A los papás nos es más fácil detectar las necesidades del bebé, por lo tanto los bebés porteados lloran menos y se sienten más seguros.
  • Portear en postura vertical ayuda a mejorar y/o evitar los cólicos y el reflujo
  • Los bebés se duermen más fácilmente y se sienten calmados y seguros, al ir sostenidos y mecidos como en la panza de mamá 🙂

La única desventaja que hemos encontrado hasta ahora, es que se sufre un poquito más el calor. Pero Thiago ha demostrado que prefiere mil veces ir acurrucado aunque esté todo traspirado jeje.

Feliz porteo!

4 Comments

  1. […] con la tópica del post anterior, les voy a contar sobre el Método Canguro, que muy de a poquito se está comenzando a usar en la […]

  2. […] Esta fase es una transición muy importante en su evolución psíquica-emocional. Poco a poco comienza a comprender que él y su mamá son dos seres, no uno solo. No es por casualidad que se dé en este momento, coincidiendo con el final de la etapa de exerogestación mencionada ya en un post anterior. […]

  3. […] del porteo seguro e intentar desterrar los portabebés conocidos como “colgonas”. Ya he hablado de la importancia de portear, pero obviamente, es fundamental portear […]

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *