En el día internacional de la MUJER

Hoy se conmemora a las mujeres luchadoras, recordando a las que murieron peleando por sus derechos.
Hoy es mi primer Día de la Mujer siendo Mamá.
Hoy en mí siento a todas las mujeres que me precedieron. Mi mamá, mi abuela, y todas las que en una cadena sin fin pelearon todos los días para vivir sus vidas con amor.
Hoy vivo mi ser mujer de una manera distinta a la de hace 20, 50, 100 años… estoy/estamos disfrutando de los frutos de las luchas de tantas. Guerreras, valientes, humildes.
Hoy pienso cuánto nos falta por luchar aún.
En el intento por equipararnos a los hombres en el mundo profesional y laboral, tuvimos que adaptarnos al sistema patriarcal existente en vez de crear uno nuevo. Tuvimos que olvidarnos de nuestros ciclos vitales. Desconectarnos de nuestro útero, nuestra femineidad puesta a un lado para demostrar que podíamos, que éramos tan capaces como los hombres.
El sistema nos devoró como es su costumbre, le servimos como mano de obra barata. (Esto nos afectó a todos, no sólo a las mujeres; antes con el sueldo del hombre vivía toda la familia, ahora trabajando los dos apenas llegamos a fin de mes).
A nadie se le ocurre que trabajemos distinto cuando estamos menstruando. Que nuestra creatividad y sensibilidad están a flor de piel para ser aprovechadas, en distintos momentos.
Nadie piensa en respetar el puerperio prolongado, la necesidad de estar cerca de nuestra cría, encontrándonos con nuestra sombra, para emerger transformadas, crecidas.
Pocos ven lo sagrado de la mujer pariendo, amamantando.
Casi todas vivimos día a día la lucha entre nuestro instinto y lo que «debemos ser»: productivas, eficaces, eficientes en nuestra profesión u oficio. Cuánto falta para que esa lucha no sea tal? Para que podamos vivir ambas vertientes (y todas las que queramos) en armonía? Cuánto más para que honremos nuestra maravillosa capacidad de dar vida?
La revolución la escribimos todos los días; en los pequeños actos cotidianos que se hacen grandes si nos acompañamos, si nos hacemos concientes de elegir lo que queremos para nosotras y los que amamos. Nos vemos ahí!

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.